Meditaciones de viaje.

Fuente foto: Álvar Camero.

Fuente foto: Álvar Camero.

Ante alguna dificultad aparentemente irresoluble, uno debería decirse a sí mismo: en primer lugar, todo, todo acontecimiento, tiene una causa, tanto si la conocemos como si no; nuestra ignorancia no añade ni quita nada a este hecho.

En segundo lugar: esta causa no afecta para nada a la verdad de que Dios es la Realidad; lo que es, es y lo que no es, no es.

 

A veces el hombre se deja vencer por la amargura porque ha dejado que sus sueños y sus placeres ocupen el espacio de la posibilidad espiritual correspondiente -la de la sobriedad-; pero al que trata a sus semejantes con magnanimidad y al mismo tiempo mantiene cierta frialdad respecto al mundo – una especie de previsión de toda desilusión, un conocimiento anticipado de la nada de todo lo que es terrenal, una negativa a soñar- no le cogerá desprevenido ninguna amargura inesperada que le asalte y no será despojado del bien irreemplazable del amor. Conoce al hombre y conócete a ti mismo, sólo Dios es bueno.

 

(Extracto de “Meditaciones de Viaje”, Frithjof Schoun, Olañeta, 2002.)

Anuncios

5 pensamientos en “Meditaciones de viaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s