Sobre el buen gobierno II.

Somos borregos, ciegos que guían a otros ciegos.

Ahora todos sabemos de política, todos conocemos hasta los secretos mejor guardados de los políticos y su pseudocasta. La moda ahora es ser muy, pero que muy demócrata; por supuesto todos lo son.  Nos reunimos en asambleas, hablamos, parece que todas las voces van a ser oídas. Mentira.

Mientras en sus despachos de caoba, los encorbatados se ríen a carcajadas mientras  comparten un buen coñac y un puro habano. Solo es otra vuelta de la rueda. Nada ha cambiado, nada va a cambiar; todo seguirá como hasta ahora, el neocapitalismo es capaz de engullirlo todo, y de venderte camisetas del Ché (de buena calidad y a bajo coste, made in China).

Somos borregos, ciegos que guían a otros ciegos.

No nos damos cuenta que por mucho que cambien las cosas, el error está en la base, en el origen; sus formas y manifestaciones, grados y modos, pueden variar, pero el error persiste. Y hay muchos intereses para que eso no se corrija.

Únicamente cortando la raíz, mataremos la planta.

Pero hay que encontrar la causa.

Hay que ir al origen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s