Ascenso y descenso.

Cuando conocimos a Juan, decía ser muy espiritual.

Estaba en uno de los últimos movimientos espirituales de moda, algo oriental que no recordamos a ciencia cierta. Para él era como un deporte: tenía todos los complementos que necesitase, su cojín dorado, sus banderolas, las fotos de sus maestros,  sus libros, cds, dvds, y hasta un traje de vivos colores.

Cada vez que hablaba citaba a grandes sabios y maestros, palabras sin duda de un hondo calaje, pero que no habían conseguido mover su duro corazón un ápice.

Él era un empresario de éxito,  creía que, como hombre de estudios y de negocios, la espiritualidad era lo mismo. Leía ávidamente cualquier cosa, cuan más extraña y extravagante mejor, para poder demostrar a los demás cuanto sabía. Hacía gala una y otra vez de lo bueno que entrañaba todo lo que él hacía, se sentía por encima de todo y de todos. Era como el que lee de barcos, y por ello mismo, se siente marino. Una especie de Quijote enloquecido.

No había comprendido nada de nada, usaba esa corriente espiritual para su propio engrandecimiento, su ego no cabía dentro de la caja de su ser.

Al tiempo, sus amigos se fueron apartando poco a poco de él, pues nada bueno traía a los demás, sino que los usaba para oírse a sí mismo y envanecerse aún más. Sus grandilocuentes palabras jamás se transformaban en actos, nunca le vimos generosidad alguna, ni empatía hacia los que sufren, ni mínimamente ponerse en el lugar del otro.

Tuvo mucha suerte, una embolia cerebral cortó de raíz todo eso. Sus negocios se hundieron, las grandes palabras se le olvidaron.

Se recuperó de las dos enfermedades: la embolia y el desgraciado amor que se tenía.

Perdió toda su fortuna, pero encontró algo más valioso: que un Juan humano, humilde y generoso, amigo de sus amigos, buen padre de familia, habitaba debajo de toda esa capa de porquería de pseudo-intelectual y empresario que se había construido. Se había escapado de su jaula de oro.

Él, todavía hoy, da gracias por lo ocurrido. Y los que le conocemos también.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s