Autoestudio.

Ayer escuché una frase que me hizo reflexionar: “de lo que abunda el corazón, habla la boca”.

Decidí hacer un experimento, ya sé que no es muy científico eso de experimentar con uno, sino que se lo digan al Doctor  Jekyll; pero como no tenía otro material a mano, probé conmigo mismo.

Me dije: para saber lo que abunda en mi corazón, tomaré nota de lo que habla mi boca.

Los resultados de todo un día fueron:

1-      Preocupaciones sin sentido y cotilleos varios: 34 veces.

2-      Dinero, economía y temas afines: 16 veces.

3-      Sexo: 8 veces (habladas, las pensadas no llegué a contarlas, eso será parte de otro experimento).

4-      Deporte: 6 veces.

5-      Comida y gastronomía: 5 veces.

6-      Política: 4 veces.

7-      Libros: 2 veces.

8-      Temas importantes: 1 vez.

Creo que no hace falta ser un gran analista de datos, ni saber de data mining, para sacar una conclusión acertada de este estudio.

Podría hacer una grafica, o, agrupar los datos por categorías; incluso hacer una casuística relacionada con alguna variable externa (por ejemplo, si llovía o hacía Sol; si había almorzado una dieta rica en proteínas o hidratos; si mi educación era púbica o privada; o cualquier cosa que imaginásemos).

Pero los datos vendrían a ser los mismos: un nivel de tontería considerable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s