Benedicto

Ahora se produce la visita del Papa, Benedicto XVI, a España.

Convendría dejar algunos conceptos claros, sin entrar en ningún tipo de polémicas con los laicistas y los papistas, pues por desgracia, ambos han caído en un juego estúpido, en una dialéctica encontrada que no les conduce a ninguna conclusión ni acercamiento, pues no se produce más que desde opiniones sentimentales, prejuicios y falsas creencias, por ambas partes.

En primer lugar, el Papa, como cabeza de la Iglesia, y como cualquier otro líder espiritual o temporal, tiene todo el derecho a estar donde desee, a estar con sus fieles y a viajar lo que considere oportuno.

En segundo lugar, toda tradición, tiene derecho a las riquezas que posee por derecho histórico y por donación de sus propios fieles. Es una paradoja, el pedir que la Iglesia venda sus bienes en favor de los pobres, cuando eso no solucionaría el problema de la pobreza en el mundo, y si supondría que los bienes artísticos que ahora se pueden contemplar en Vaticano, pasarían a manos privadas, lo que quiere decir que ya no podrían ser contempladas por todos. Y que su propietario podría hacer con ellas lo que desee, desde poner la Capilla Sixtina en su salón comedor, hasta hacerse una fuente con las esculturas de Miguel Ángel, o colgar un Zurbarán en su baño para contemplarlo mientras caga.

De otra parte, es comúnmente admitido el derecho a la propiedad privada y estatal, ¿Por qué los grandes actores tienen derecho a tener una fortuna y la Iglesia no? ¿Por qué los bancos y empresas pueden tener riquezas y la Iglesia no? ¿Por qué el estado puede tener una red de palacios para los turistas, o edificios que provienen de la expropiación a individuos y organizaciones?

Contra esto, se argumentará, estamos seguros, que  Cristo mismo vivió de una forma austera, y que los monjes tienen voto de pobreza.  Sabemos que no es incompatible lo uno con lo otro, más que en las mentes de las personas codiciosas fascinadas por el lujo y la riqueza, sean laicos, eclesiásticos, o de donde sean.

En tercer lugar, habría que decir que si no soy Católico me debería traer sin cuidado lo que hagan los mismos.  Al igual que si no soy budista de la rama tibetana, me debería dar lo mismo que hace o deja de hacer el Dalai Lama.

En cuarto lugar, cuando los Católicos hablan de moral, hay que comprender que se dirigen únicamente sus fieles. Con lo que si uno no lo es, no debía verse afectado por ello. De todas formas, en otro momento, nos gustaría hablar sobre la moral, y como tiene un papel demasiado preponderante, asfixiante el algunos casos y poco útil, desde la contrarreforma hasta nuestros días, que solo puede suponer una pérdida de sabiduría de la propia Iglesia Católica, ya que como muy bien afirma René Guenón, cuando la moralidad está en alza es resultado de una perdida de sabiduría de dicha tradición. Pero no nos extenderemos más aquí pues no es lugar para ello.

Finalmente, en este país vivimos en una especie de cruzada, de los laicistas beligerantes contra la Iglesia, y de la Iglesia contra los laicos. Yo me pregunto varias cosas: ¿De dónde proviene este odio contra la Iglesia? ¿No comprende la Iglesia que quien no desee seguir sus dogmas y códigos morales no está obligado a hacerlo, y que la práctica de la religión es algo que atañe principalmente al interior? ¿Por qué cuando la gente habla de Iglesia solo ve la jerarquía, no ven  a las monjas de la Madre Teresa dar su vida por los demás, a toda la tradición escolástica que ha forjado los valores (si es que alguno queda) del Occidente, no ven a los Padres Blancos cuidar de los que nada tienen? ¿Por qué somos capaces de admirar una catedral gótica o románica sin comprender el espíritu que movió a su construcción ni la simbología que contiene?

Algo hemos perdido en esta sociedad, mucho ha perdido la propia tradición Católica, sería hora de trabajar juntos, de ver lo bueno que hay en ella, de hacer una adaptación a los tiempos que corren sin que por ello se sacrificara nada esencial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s