Cosas que (no) controlamos.

 

 

 

 

Saber dónde concentrar tus esfuerzos,simplemente te hace más fuerte.

 

Epicteto afirma que hay cosas en esta vida que no podemos controlar y otras que sí están bajo nuestro gobierno.

 

Si concentramos nuestras fuerzas en las primeras no conseguiremos nada, solo sufrimiento y frustración, nos volveremos amargados y envidiosos; ya que por definición, esas cosas escapan de nuestro alcance.  

 

Sin embargo, si nos focalizamos en las segundas, tendremos una vida en armonía y equilibrio, felicidad y libertad,tranquilidad interior y eficacia exterior.

 

¿Cuáles son esas cosas que controlamos? Son las que recaen en el ámbito interno de la persona: deseos, aspiraciones,opiniones,  aversiones, el entendimiento,la voluntad.

 

¿Cómo las controlamos? Nosotros elegimos sus contenidos y están sujetas a nuestra influencia. El mecanismo es sencillo,por ejemplo, ante algo que no me gusta pero que he de hacer tengo dos opciones, entre las cuales yo mismo elijo: o lo hago con gusto o lo hago a disgusto. Si lo hago con gusto ganaré en eficiencia y contento mientras realizo la actividad. Otro ejemplo: puedo desear algo que no es beneficioso, pero gracias a diversos razonamientos puedo minimizar ese deseo hasta aplacarlo.

 

Si prestas atención a tus verdaderas preocupaciones, nada ni nadie podrá actuar contra tu voluntad; los demás no podrán herirte, no ganarás enemigos ni padecerás ningún mal. (Epicteto, Un manual devida).

 

¿Y esas otras incontrolables? Son las querecaen en el ámbito externo: cómo nos ven los demás, el lugar dónde hemos nacido, el tipo de cuerpo que tenemos, el haber nacido en tal o cual familia,el ser rico o pobre, que los demás me aprecien o no.  

 

Si pongo mis esfuerzos en estas cosas,dada su naturaleza exterior, cambiante, y que además no están bajo mi influencia conseguiré pocos resultados.  Puedo trabajar muy duro para ser rico, si nolo consigo me frustraré. Puedo tratar de agradar a todos para que me estimen,pero siempre habrá alguien que me deteste, con lo que también me frustraré.

 

Debemos recordar que estas cosas son externas, y por ende, no constituyen una preocupación.Intentar cambiar o controlar lo que no podemos tiene como única resultado el tormento. (Epicteto, Un manual de vida)

 

Sobre los acontecimientos que nos ocurrenen nuestro día a día, no son las cosas que nos pasan las que nos hacen feliceso infelices, ni lo que dicen o hacen las personas de nuestro entorno,  si no nuestra interpretación de ello.

 

No exijas que los acontecimientos ocurran tal como deseas. Acéptalos tal como son realmente. Así te será posible la paz. (Epicteto,Un manual de vida).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s