Los calvos no tenemos pelo

Balanza. Fuente imagen: tonoregueram.wordpress.com

Todo lo que no puede ser medido no existe, es un máxima del mundo de hoy. Creo que se inició con Descartes al reafirmar lo cuantitativo frente a lo cualitativo; y se consagró con algún pseudosabio del management.

Eso es tan sólo un punto de vista, y el más bajo podemos afirmar, ¿ en qué grado pueden ser medidos los sentimientos? ¿Cuánto pesan los pensamientos? ¿ La verdad es grave o ligera, o sigue una caída acelerada como los cuerpos pesados atraídos por la tierra? ¿ la generosidad se muestra en monedas de oro únicamente? ¿ La amabilidad, cómo medirla?

Ya lo  decían los medievales, tan denostados por muchos, y tan queridos para nosotros: ¿A partir de qué pelo comienza un hombre a ser calvo?

Si el sentimiento de plenitud pudiese ser medido seguro que un banco lo habría adquirido tiempo ha; una experiencia estética seria patrimonio de una marca de perfume; o la felicidad pertenecería a Cacacola (creo que ya lo están intentado).

Ahora escribo estas líneas en mi casa, estoy de vuelta de una de las fiestas editoriales más importantes del país: vanidad de vanidades y todo vanidad.

Nadie puede medir mi cansancio, ni mi hastío.

Solo Dios es Bueno; solo Dios es Bello; Solo Dios es Verdadero.

Dice el evangelio: “Buscad el Reino de  Dios, el resto se os dará por añadidura”.

Anuncios

7 pensamientos en “Los calvos no tenemos pelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s