Tanto nos ha sido dado.

Te di tiempo para la oración y el estudio,

para que buscases la paz,

no para malgastarlo en la vanalidad y turbulencia del mundo.

 

Te di Inteligencia para que comprendieses la naturaleza última de la realidad,

no para que la cegases con el fango de las pasiones.

 

Te di comprensión para que observaras la interrelación,

no para que la usases para tus sucios negocios.

 

Te di un cuerpo para que conocieses el mundo,

no para que te identificases con él.

 

Te di el habla y la escucha para que aprendieras de tus mayores,

no para que te enfrascaras en absurdidades y chacharas,

aún menos para que criticases.

 

Te di razón para que supieras distinguir las cosas,

no para que te comparases con ellas,

aún menos para que juzgases.

 

Te di voluntad para que deseases el Bien,

no para que te esforzaras por conseguir aún más cosas,

aún menos para que  lo que no te conviene.

 

Te di sentimientos para que Me amases,

no para que te pasaras el día mirando a ver cómo te sientes,

ni para que idolatrases tus estados internos.

 

Te di todo lo que necesitabas, cuando lo necesitabas y del modo en lo que necesitabas, sin embargo, tú, malgástate como un rico derrochador, ahora, ya anciano, te das cuenta que has pedido tu vida corriendo tras espejismos, humo, y brillos dorados,

¿Qué harás?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s