Prudentia

Pintura románica. Detalle de una mano.
Fuente: http://palanganadecolor.blogspot.com.es/2010/03/pintura-romanica.html

Tenía una mente clara, capaz de distinguir lo bueno de lo malo, por sus consecuencias e intenciones, por la calidad de los actos.

Cuando se le presentaba un problema, cuando tenía que tomar una decisión, sopesaba a la perfección los pros y los contras.

No se dejaba llevar por los cínicos, capaces de llamar a lo bueno malo y lo malo bueno; ni por los  hipócritas, que muestran una cara de virtud y bondad cuando sus corazones están podridos.

Tampoco le afectaban las olas de pensamiento, ni las corrientes de opinión, ni las modas o gustos del momento.

Le habían enseñado bien, potenciando sus cualidades. La habilidad para pensar y discernir, para preguntarse a sí mismo, establecer un diálogo interno y alcanzar unas conclusiones útiles, prácticas y aceptables.

Así se ahorró muchos problemas en su vida, apartándose de lo que veía que no sería bueno para él, persiguiendo lo mejor.

Decían que era prudente, el primer paso para alcanzar la sabiduría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s