Era

Add your thoughts here… (optional)

Nómadas.

Cuando estaba el carrito, siendo bebé, observé muchas cosas.  Me llamaba la atención que los mayores se acercaban a mí constantemente, me hacían carantoñas. Si había diez en una sala, yo era el centro de atención; si había cinco, cinco: daba igual, todos me miraban sin parar. Recuerdo que la primera palabra que verbalicé fue: imbéciles.

Después crecí, era adorable. Supe tiranizar bien a mis padres. Unas buenos cambios de ánimo y un poco de violencia:  bronca, amabilidad, chantaje, obediencia, pataleo, falsa humildad,; eran capaces de conseguir todo lo que deseaba. Mis progenitores, unos mierdas, se doblegaban ante mí como el junco ante el viento.  Solo eran medios para conseguir mis satisfacciones de adolescente.

Con mis profesores y compañero, era igual, trataba de torturarles al máximo. Si eran débiles me cebaba en ellos. Por aquellos tiempos, era el  amo, el más molón del barrio; no me faltaban admiradores y admiradoras.

Ver la entrada original 100 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s