Mar

Chica de espaldas al mar

Chica de espaldas al mar. Autor: Sara Sánchez Alonso.
Fuente: http://www.pinturayartistas.com

 

No había visto el Mar. Creció en una tierra dura, seca, polvorienta y agrietada; donde las gentes, con gran esfuerzo, arrancaban a los campos los escasos frutos que daba.

Un pastor, nómada y errante, le habló una vez del Mar. Le dijo que era como el pequeño riachuelo, como la acequia, pero mil veces más grande; que era como el cielo, pero lleno de aguas en perpetuo movimiento;  con colores cambiantes, ahora verde esmeralda, ahora azul turquesa, y de noche negro como su largo cabello. Que la vista no podía abarcarlo entero.

Aquello la impresionó mucho. No lo olvidó.

Soñaba con ver ese Mar, capaz de tragarse a las piedras,  de derribar muros, de destruir ciudades;  lleno de vida.

Preguntaba  a sus mayores por él: si lo habían visto, cómo era realmente, si habían mojado sus pies y sentido su salinidad, respirado su fragancia.

Deseaba ver ese Mar, líquido que cuanto más bebes más sed te da.

Imaginaba las olas, la espuma blanca recorriendo la costa de arena dorada, la luna de plata rielando sobre el negro azabache.

La primera vez que viajó hasta una playa, iba nerviosa, con miedo.Al llegar se desnudó, se sumergió, se sentó en la orilla;  pasó las horas sin dejar de observar, de sentir, el  Infinito Azul.

 Era más, mucho más, de lo que esperaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s