Memorias

Fuente Foto: poemaspensamientosyproverbios.blogspot.com

De su infancia guardó las tardes soleadas, los abrazos que le daba su madre, el pan con chocolate, y los regalos en el día de los reyes magos.

De su juventud el primer beso, cuando descubrió la literatura de manos de un profesor rechoncho y bigotón, el calor de una copa de rioja.

De su madurez a su mujer, sus abrazos, sus besos, con la que compartía las botellas de vino charlando sobre literatura.

De su senectud, la paciencia, la sabiduría de una vida que trataba de transmitir a cualquiera.

Y del día de su funeral, una frase repetida por los asistentes: sí que era buena persona.

No sé si él nos recordará, pero nosotros no le olvidaremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s