Nada que contar

Una de las entradas que tiene más visitas en el blog.

Nómadas.

Hoy no tengo nada que contaros.

Pensé en escribir un cuento, con gran artificio y moralina, pero no me salió; también pensé en sorprenderos con una hermosa poesía con rima asonante e impar, pero hoy no era el día.

Así me presento, con las manos vacías, desnudo de ideas vestidas solo con mis palabras.

Quizás,  como decía Platón es el hombre callado el que más siente y padece, o el que más se asombra ante la maravilla de lo cotidiano, para quien nada es gris, si no danza de colores en una sinfonía orquestada de movimientos,  predichos por los atávicos ancestros del pasado.

No lo sé.

 ¿Por qué me preguntáis tanto? ¿No sois demasiados curiosos y traviesos como esos duendecillos del bosque que te roban los dulces?

Me decís: mi cotidianidad es gris, a veces, negra como el abismo de la larga noche; no veo la belleza escondida, ni manifiesta…

Ver la entrada original 56 palabras más

Anuncios

4 pensamientos en “Nada que contar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s