¡Qué amables son tus moradas! (Salmo 83)

¡Qué amables son tus moradas, Señor, 

Señor de los ejércitos!

Mi alma se ansía y anhela

los atrios del Señor.

Hasta el pájaro que encuentra una casa;

la golondrina, su nido,

junto tus altares Señor,

Rey mío y Dios mío.

Dichosos los que viven en tu casa, 

siempre cantan tus amores.  (bis) 

Dichosos el  que encuentra en ti la fuerza

y su corazón decide  el santo viaje. 

Pasando por el valle del llanto,

Él lo cambia en bendición;

crece en el camino su vigor

hasta llegar a Sión.

Mejor es un día en tus atrios,

que mil fuera de ellos

 porque estar en el umbral de tu casa es siempre mejor

que habitar en los palacios.

Dichosos los que viven en tu casa, 

siempre cantan tus amores. 

Dichosos el  que encuentra en ti la fuerza

y su corazón decide  el santo viaje.

Anuncios

6 pensamientos en “¡Qué amables son tus moradas! (Salmo 83)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s