Afectos humanos

La fragua de Vulcano, Velázquez. Óleo sobre lienzo, 223 x 290 cms. Museo del Prado, Madrid. ( detalle)

Los afectos humanos, cosa harto complicada de entender.

Son cambiantes, mudables, a veces extraños pues desconocemos sus intenciones que quedan ocultas, solo vemos sus manifestaciones, sean de calor o de frío.

Ciertamente, nos reconfortan, pero también nos dañan.

En estos tiempos tu amigo del alma se vuelve tu enemigo, de la noche a la mañana. La persona que te admiraba, te envidia. Quien te comprendía, se niega a hablarte. Quien era cariñoso ahora es seco  como un campo yermo.

Y solo ellos saben el por qué de esas cambios. Nada podemos hacer por mudar  la imagen que tienen de nosotros los demás. Nada, no seas estúpido y creas que sí.

Solo te daré un consejo, por el amor que te tengo, cosechado en el jardín de mi propia vida,  no te apoyes demasiado en estos afectos humanos, pues varían con el tiempo;  si para ti son una base te caerás cuando el afecto desaparezca, y eso, de cierto, pasará antes o después.

Ten en corazón abierto, una sonrisa rápida, se cordial,  ayuda con facilidad a los demás: lo que ellos piensen ha de darte igual, como ellos se comporten contigo también.

 Si viene a cambio su cordialidad bienvenida sea; si viene su frialdad, bienvenida también.

  Mi felicidad  no dependerá jamás las actitudes de los demás.

 

Anuncios

5 pensamientos en “Afectos humanos

  1. Mi felicidad no depende de las actitudes de los demás, aunque sí pueda no gustarme que me traten de una forma que no merezco.

    Creo que sí hay personas cambiantes, pero también creo en las que no lo son, porque aman desde el amor real, no con falsedad.

    Esta entrada es para tener en cuenta que la maldad existe, pero también la bondad. Es mi punto de vista claro 🙂

    UN ABRAZOTE Álvar!

    • Ambas existen.

      La bondad que nos viene de Dios, Padre y creador nuestro, de Cristo Su Único Hijo que murió por nosotros y nos abrió un camino de redención.

      Pero también está el pecado original que nos hace egoístas, y nos atrae al abismo de nuestras pasiones…

      Los filósofos llevan años con la cuestión de la naturaleza del hombre, si es buena o mala…
      cuando la cuestión es tan sencilla.

      Gracias por el comentario.
      Un fuerte abrazo!

      • Me gusta lo que me explicas, gracias por tu tiempo para escribirme :).

        El pecado de ser egoístas se soluciona amando al Señor, e intentar ser mejores cada día porque sino menuda infelicidad la de uno mismo y hacia los demás. Estoy contigo en lo que expones.

        Buen viernes Álvar!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s