El problema del sufrimiento

Fuente imagen: oseignacioespana.blogspot.com

Como sociedad, la civilización actual postmoderna, no entiende el sufrimiento.

Huimos de él como la peste, lo alejamos de nuestras ciudades: los tanatorios, los hospitales, las residencias para indigentes, fuera de la ciudad. Huimos, así mismo de los que sufren, los dejamos en las cunetas pidiendo una moneda, dejamos a nuestros amigos con problemas por pesados ( es decir, por pedir nuestra atención y consuelo), dejamos al otro a su suerte cuando lo pasa mal ( la frase “es su problema” es hoy en día casi una condena).

Entendemos el sufrimiento, sea físico o moral, como una debilidad, como algo que tenemos que evitar a toda costa: con mentiras, con pastillas, con cualquier clase de parche.

No entendemos el sufrimiento: nos escandaliza, nos asusta, nos aterra.  No distinguimos entre sufrimiento y dolor.

El problema viene aquí: de un modo u otro todos sufrimos: envejecemos, enfermamos, morimos, nos frustramos, nos abatimos, nos entristecemos., nos desilusionamos, nos desesperanzamos, nos volvemos ansiosos, intranquilos.

Nuestros antepasados lo contemplaban desde una óptica muy distinta;  otras culturas tienen  otra  visión, distinta a la nuestra.

¿Cómo lo entiendes tú?

Anuncios

13 pensamientos en “El problema del sufrimiento

  1. Pues sí, no lo aceptamos como lo que es: parte inevitable de la vida. Inevitable y necesaria, pues no existiría la felicidad si no existiese el sufrimiento.

    Nos escondemos de él, lo ignoramos, creyendo que no nos va a atrapar nunca. Nos “inventamos” una vida llena de falsa seguridad y comodidades, pero en vano todo.

    El budismo, al igual que otras filosofías o religiones, nos enseña a erradicarlo, pero siempre tras aceptarlo y concebirlo como lo que realmente es.

    Otros filósofos como Nietzsche, decían que el sufrimiento era absolutamente necesario e imprescindible para llegar si se quería llegar a ser feliz. Que no había que ser evitado ni aminorado, sino que habría que experimentarlo con naturalidad y dejar que este nos hiciese evolucionar como personas.

    Un abrazo.

    • Buda curioso, el budismo encara de frente el problema del sufrimiento con las 4 nobles verdades, el primer giro de la rueda del Dharma en Sarnat. Buda podría haber enseñado cualquier cosa, pero se concentra en el sufrimiento como primera enseñanza.
      Esto nos da testimonio de la importancia del mismo.
      El mundo está maldito, corrupto, la materia está abocada a disgregarse, todo es impermanente.
      Nuestra sociedad debe aprender del sufrimiento, no evitándolo sino aceptándolo y aprendiendo de él.
      Un fuerte abrazo!

  2. Creo que sufrir es parte de la vida, y sólo necesita aceptación. Puede ser que escapemos a veces de el, pero quizás por nuestra propia saturación de dolor en ese momento. Aún así, compartir sufrimiento con sufrimiento es bueno siempre que el resultado sea ayuda mutua, no al contrario.

    Es bueno ayudar, escuchar a los demás…al final te ayudas a ti mismo y sales de ese círculo que lo único que hace es paralizarte más.

    Decir que a veces las personas que más sufren son las que más ayudan, y en cambio algunas que nunca pasaron situaciones muy graves son las que escapan de acercarse a ellas.

    La valentía es la que te acerca al sufrimiento superando ese miedo, y detrás de ella está como siempre el amor, el amor a los demás y saber estar ahí haciendo nuestra vida más fácil unos a los otros, así debería de ser.

    GRACIAS Álvar, muy buena reflexión!!! 🙂

    • Quizás sea esa la clave, Diae, salir de nuestros egoísmos y miedos, para ayudar al que sufre; compartir su yugo.
      Pero para eso necesitamos valentía, y una fuerza que no es nuestra.
      El término compasión significa literalmente “padecer con” “sufrir con”.
      Ojalá podamos sufrir con los que sufren.
      Muchas gracias por el comentario!
      Un fuerte abrazo!

  3. Claro que no nos gusta el sufrimiento, ni la fealdad, ni la vejez, ni la enfermedad, ni la pobreza, ni la debilidad, ni…., sólo queremos los seguro, bello, fuerte, sano… Porque creemos que si nos miramos en eso, somos “eso”. En el fondo, somos unos desgraciados porque no sabemos aceptarnos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s