Al mal hecho, ruego y pecho

Si lo justificamos todo, si lo excusamos todo: ¿Dónde está mi responsabilidad?

Fuente imagen: psicotip.wordpress.com

Tenemos una justificación para cada cosa: este hizo eso porque tiene problemas, yo tomé esa decisión por esto otro;  no es malo, decimos, la culpa es que sus padres le criaron de no-sé-que-manera; no si en el fondo es bueno, pero le paso esto y lo de más allá.

En un mundo donde todo es relativo, no hay valores: ¿Cómo distinguiremos el bien del mal? Tu corazón te lo dirá.

Si elegimos el bien, si elegimos el mal: es nuestra responsabilidad, no hay justificación posible. Las circunstancias pueden ser un atenuante, nunca un eximente.

Como reza el refrán castellano: al mal hecho, ruego y  pecho. Es decir, apechuga con lo que eliges;  ya que fue tu decisión, atente a las consecuencias.

Parece la nueva estrategia del siglo: no somos responsables de nada; es nuestro ámbito social que nos marcó, el adn, el subconsciente,  la educación que recibimos, las compañías que tenemos, como nos criaron nuestros padres, etc…

¿Acaso no es eso nublar nuestras conciencias?

Hemos de tener clara una cosa, la voluntad humana es la facultad de elegir algo. Si no hay responsabilidad no hay libertad. Y somos libres, os lo aseguro.

Elige bien, elige el bien.

Anuncios

11 pensamientos en “Al mal hecho, ruego y pecho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s