Sobre el sentido de la religión

Fuente imagen: es.wikipedia.org

El término religión proviene del latín re-ligare, volver a unir, exactamente el mismo que yoga en sánscrito (por cierto, que su raíz, yug-, viene la palabra yugo en castellano). Sobre lo que hay que volver a unir, cada religión lo explicará en su propia terminología dentro de su teología y cosmovisión. Siendo perfectamente válidas todas ellas.

De un lado todos tenemos una tendencia natural hacia la felicidad, y un vacio interior que hemos de llenar. El problema es que deseamos la felicidad, pero no sabemos dónde encontrarla.

De otro lado, el ser humano tiene tendencias buenas ( altruismo, generosidad, inteligencia, paciencia, etc…) y tendencias malas ( egoísmo, soberbia, avaricia, etc..).

Cuando a Buda, el Iluminado, le preguntaron sobre el sentido de la religión respondió:  hacer acciones positivas y abstenerse de las negativas, o si no puede hacer eso, al menos tratar de evitar el hacer daño a los otros. 

Anuncios

4 pensamientos en “Sobre el sentido de la religión

  1. Me parece que hay una obsesión con la felicidad hoy día: del ‘derecho a buscarla’ como decía Jefferson en la constitución de EEUU, a la obligación de serlo. Y la naturaleza humana está constituida de tal manera que la felicidad es la consecuencia de buscar fines buenos, pero no la felicidad en sí misma. Paradoja: no hay persona más infeliz que el que se pregunta todos los días si es feliz. Hace falta una sana despreocupación por la felicidad, en mi opinión.

    • Tienes razón Ches. Por decirlo de algún modo, la felicidad es un efecto secundario de nuestras acciones, si la pones en primer plano nunca hay forma de dar con ella.
      Hay una historia budista en este sentido: había un cazador al que le dijeron que en lo más espeso del bosque se hallaba una criatura, que al contemplarla automáticamente te deba la felicidad. El cazador muy decidido, pasó años buscándola sin resultados. Se olvidó de ella, pasaron los años. Y un día, mientras descansaba, simplemente se le apareció.
      En fin, una de los requisitos para hallarla, es la ausencia de ambiciones y expectativas; la propia ambición por su búsqueda, ya nos hace infelices.
      Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s