La zanahoria, el huevo y el café

fuente imagen: http://www.sinergos.es

La hija del cocinero se quejó de su dificultad para enfrentar los desafíos de la vida.
Su padre, el cocinero, la llevó a la cocina y le mostró tres ollas con agua hirviendo.
En la primera olla puso una zanahoria.
En la segunda olla puso un huego a hervir.
En la tercera olla puso granos de café.
Después de un rato, sacó el cocinero la zanahoria de la olla y la puso sobre un plato. Después sacó el huevo de la olla y lo puso en un bol. Por último, filtró el café y lo sirvió en una taza.
El cocinero miró a su hija y le preguntó: “¿Qué es lo que ves, querida?”.
La hija se acercó a la mesa y se fijó en el resultado de la cocción:
La zanahoria estaba blanda y hecha casi un puré.
El huevo crudo se había transformado en un huevo duro.
El café despedía un aroma cautivante y maravilloso y tenía un sabor indescriptible.
Entonces el cocinero le dijo a su hija: “El agua hirviendo es como las dificultades de la vida y los seres humanos son como estos alimentos que he cocinado. La zanahoria entró al agua siendo dura, salió blanda y ahora puedo pisarla sin ningún problema. El huevo entró al agua en estado líquido y ahora salió duro…”.
“¿Y qué pasó con el café?”, preguntó la hija. “¿Qué pasó con el café?”.
“¡Ah! ¡Los granos de café son algo especial!”, respondió su padre. “Los granos de café aprovecharon al máximo sus buenas propiedades precisamente en el momento en que el agua hirvió al punto máximo”.
“Ahora quiero preguntarte algo, querida hija mía. ¿A cuál de los tres te pareces tú?
Cuando las dificultades golpean a tu puerta, ¿cómo reaccionas?
¿Acaso como una zanahoria dura, que pierde toda su fuerza en las situaciones de presión?
¿O tal vez como un huevo delicado, que no cambia de aspecto, pero endurece su corazón después de las tragedias y las dificultades de la vida?
¿O tal vez como los granos de café, que son capaces de transformar la situación difícil en algo tan bueno que no podría ser mejor?”.
Para ser como los granos de café, solamente hay que recordar que todo lo que sucede en la vida sucede por un motivo, y que lo que tenemos que hacer es descubrir cuál es el motivo y aprender de él algo. Cada desventaja puede convertirse en una ventaja. No dejen que el agua hirviendo acabe ahogándolos…

Anuncios

15 pensamientos en “La zanahoria, el huevo y el café

  1. Buenos días Álvar feliz sábado:
    Que hermoso cuento que gran enseñanza nos deja, seamos granos de café pues es la mejor medida para seguir adelante en la vida que es tan dura a veces.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s