Diario de una post-moderna

Querido diario:

Hoy me he vestido para matar.

Las curvas que no se ven, se transparentan.

Llevo mi café y mi mac.

Subiendo al vagón, todos me han mirado, imbéciles; como si no me diera cuenta: yo aspiro a más que a unos pobres que viajan en cercanías, que desgraciados son.

Al sentarme, abrí el ordenador, ¡soy súper importante! Me observaban absolutamente concentrada trabajando…  impostura en  insta y falsedad en faisbuc.

A la par, tomaba el café caliente sorbito a sorbito, con una conciencia extra de mí en cada dosis de cafeína de un vaso lleno hasta los topes con mi propio nombre.

Hoy me he vestido para matar.

Lo curioso, es que por dentro, ya estoy muerta…

Anuncios

2 pensamientos en “Diario de una post-moderna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s