Paz

 

Paz para el padre, paz con la madre, paz en el hermano, paz son los hijos.

Desea siempre la paz, y la paz obtendrás.

Paz andando, paz en la comida, paz en el descanso.

Desea siempre la paz, y el amor vendrá a ti.

Paz para todos, odio para ninguno.

Desea siempre la paz, y conocerás la verdad.

Anuncios

El mundo

Fuente: Flickr

 

¿Qué te ofreció el mundo? Confusión, pasiones podridas; dolor, sórdida solidez; sufrimiento, plena insatisfacción.

Te fascina, te seduce el abismo; te engaña, te miente el vacío; atemoriza y amedrenta usando tus temores más ocultos.

Prueba. Si tal es tu deseo.

Lo verás por ti mismo (si consigues escapar  vivo de él).

En el ahora (hoy)

El “Appennine Colossus” de Giambologna. Fuente: wikipedia. 

 

Muchos Hombres escuchó a Dios, pero con su propia oreja y con su propia voz.

Ya no era Uno. Pero Dios seguía siendo, y estaba allí.

Entonces Muchos Hombres habló sobre Dios a muchos hombres, con su voz Le llamó de Muchos Modos, pues ya no eran Uno. Y Dios tuvo muchos nombres.

Aun así, Dios siguió revelándose a muchos hombres, como en un espejo, como en una realidad difuminada y diluida, en el juego de ocultamiento, al estar Tierra en medio de ambos.

Y en el ahora, en el hoy, que es el tiempo que conoce el hombre, todavía, seguimos llamándole de muchos modos, tiene muchos nombres.

Dios sigue siendo y está aquí. Pero no somos Uno, y juega al escondite.

En el antes ( origen).

Big Bang. Fuente. abc

Al principio, en el antes, era no-ser, lo que el hombre no puede pensar ni comprender. Y Dios ya estaba allí.

Después, una tierra y muchos hombres. Y Dios estaba allí.

El hombre era con Dios y Dios con el hombre. Y Dios hablaba con el hombre y el hombre con Dios.

Eran Uno.

Y el hombre era feliz, era libre.  Era Uno.

Los frutos de la tierra eran muy apetecibles y el poder de Dios infinito.

Y un hombre se dijo: no necesito a Dios, yo seré como un dios.

Poco a poco, muchos hombres olvidaron a Dios, dejaron de ser uno, dejaron de ser felices.  Pero Dios seguía allí.

Dios vio sufrir al hombre, con el que antes era Uno, y sintió su dolor.

Y dijo: Hablaré al corazón de muchos hombres. Y habló.

Muchos hombres ya no era Uno, así que cuando escuchó oyó (¿o yo?), en su propia oreja

Uno

Rosetón. Fuente imagen: www.disfrutalisboa.com

 

Jesús les dijo: Cuando seáis capaces de hacer de dos cosas una, y de configurar lo interior con lo exterior, y lo exterior con lo interior, y lo de arriba con lo de abajo, y de reducir a la unidad lo masculino y lo femenino, de manera que el macho deje de ser macho y la hembra hembra; cuando hagáis ojos de un solo ojo y una mano en lugar de una mano y un pie en lugar de un pie y una imagen  en lugar de una imagen, entonces podréis entrar [en el Reino].

Evangelio (apócrifo) de Tomás.