Apatheia

Fuente imagen: definicion.de

 

Inmóvil en el no sentimiento, apathos;

con una vibración pequeña, gris, sin tono.

 

Melancolía, murmuración, maledicencia.

 

Ves la vida vivirse desde el vidrio de la pantalla,

el confort burgués del cálido sofá te ató;

como se ata a un mulo.

 

A ti,

que eres libre,

felicidad y color, luz y canción;

como viento que sopla donde quiere.

En la montaña de muerte

Resultado de imagen de montaña de fuego

Solo, solitario, en la montaña de  muerte. Mancillado y sucio, ajadas prendas que hacen bandera al viento de fuego.  Impuro calor. Hinchados los pies.

Escalando, subiendo, bajando, cayendo. Parece sin salida, como un Sísifo sin fin; moderno en la mordedura del veneno.

Condenado a vagar, como el marcado Caín, reo de muerte sin ejecución.  Maldita está la tierra, maldito está el hombre, maldito yo.

¿Dónde está Dios, el Dios que a mis padres se prometió?

Y de repente: una nube, verde vergel. Aguas limpias que corren, fuentes manando; todo es risa, todo es brisa, todo es bendición.

La hierba refrescante roza los pies, blanco viento, arpa y violín entre árboles. Hermoso valle de la vida; ya no hay soledad, ni maldición; todo es bendito, todo brilla de buen color.

Él te encuentra a ti, ¿Dónde estabas Amado Amigo? ¿Por qué tardó tanto mi corazón?

En el antes ( origen).

Big Bang. Fuente. abc

Al principio, en el antes, era no-ser, lo que el hombre no puede pensar ni comprender. Y Dios ya estaba allí.

Después, una tierra y muchos hombres. Y Dios estaba allí.

El hombre era con Dios y Dios con el hombre. Y Dios hablaba con el hombre y el hombre con Dios.

Eran Uno.

Y el hombre era feliz, era libre.  Era Uno.

Los frutos de la tierra eran muy apetecibles y el poder de Dios infinito.

Y un hombre se dijo: no necesito a Dios, yo seré como un dios.

Poco a poco, muchos hombres olvidaron a Dios, dejaron de ser uno, dejaron de ser felices.  Pero Dios seguía allí.

Dios vio sufrir al hombre, con el que antes era Uno, y sintió su dolor.

Y dijo: Hablaré al corazón de muchos hombres. Y habló.

Muchos hombres ya no era Uno, así que cuando escuchó oyó (¿o yo?), en su propia oreja

El yo que hay en ti.

fuente imagen:  www.adultosupertado.org

 

-Explícamelo -en los ojos azules de la muchacha había un ruego.

-No puedo, apenas lo comprendo, poco sé.

-Explícamelo, explícamelo, por favor- el azul se había vuelto intenso, vibrante; un gesto de concentración, una leve cerrazón en los párpados como la del águila antes de capturar a su presa.

-Cuanto más yo hay en ti, menos de Dios.

-¿ ? – El azul abierto de sus ojos, ojos de sorpresa, como un mar plano.

-Cuanto más busques ser, menos serás. Cuanto menos eres, más eres.

¿ ? – las tonalidades verdes se empezaban a mezclar con el azul.

-Si el vaso está demasiado lleno, no le cabe más agua. Si está vacío puedes llenarlo de lo que quieras. El vaso adquiere el color del líquido que con-tiene.

-¿ ?- una confusión creciente se mostraba a modo de pequeño bizqueo.

-Es como el hilo que une las cuentas de tu rosario-.

-¿ ?- el bizqueo fue en aumento.

-El yo es como una casa vacía. Una vasija.

-¿ ?- el verde predominaba sobre el azul, como en esos deltas revueltos.

-Es como un selfie perpetuo, se retrata en todo momento, lo cuelga rápido  y lo revisa a cada instante, diciendo: este soy yo.

-¿ ?- la boca se abrió a la muchacha, creando un cero cerrado.

-Es solo una palabra, un pro-nombre, al que le imputas todas tus experiencias, internas y externas. A partir de ahí creas/crees su existencia.Dicen que el primero en pronunciarlo fue el Adversario.

-¿ ?- boca abierta, ojos bizcos, mirada perdida, respiración parada.

-Si tu yo es demasiado grande, no caben los otros, que, al fin y al cabo, son en cierto modo y medida, el Otro.

-No entiendo nada-.

-Yo tampoco, ya te lo avisé-.

Búsqueda

Fuente imagen: nonperfect.com

Primero pensé que la felicidad sería hacerme mayor, comprar todas las golosinas que quisiere y mandar mucho.

Crecí y no fue así.

Después pensé que estaba en sobresalir, destacar, ser el mejor.

Sobresalí y no fue así.

Después pensé que en una carrera, en cultivarme, en ser un erudito estaría toda la alegría.

Estudié y no fue así.

Después pensé que el sexo, las mujeres, y el alcohol me darían el contento.

Bebí y no fue así.

Después pensé que el trabajo, el dinero, las posesiones, me darían todo lo necesario.

Poseí y no fue así.

Ahora, ya no busco, pues sé que en cada búsqueda perdí todo la felicidad que tenía.

Ahora, trato de volver a ser como ese niño que gustaba de las golosinas.

Ahora, intento estar en el ahora.

El foco de tu atención

La felicidad, Paul Gauguin. Fuente: tallerdejuliatorregrosa.blogspot.com

El Sabio, el Iluminado, el Señor de los tres mundos, el Amo de los tres tiempos, El que ha pasado por encima de la materia, El que ha transcendido el deseo,  dijo: “todos los seres desean la felicidad, mas yerran en donde encontrarla” (Buda Sakyamuni).

Es cierto, todos buscamos la felicidad, la paz, el estar bien. No conozco ninguna persona que diga lo contrario, ni ningún ser sintiente que no cumpla esto.

Entonces, ¿Por qué no soy feliz? Buscas donde no hay.

Creemos que hemos de velar por nosotros mismos, que cuanto más tenga mayor felicidad alcanzaré, estamos en el todo-para-mi, en que los demás me sirvan. Nos movemos por interés, nos aferramos a objetos pasajeros, a personas erróneas, somos un vórtice de puro egoísmo; ¿aún te preguntas el por qué?

Me responderás: no conozco otra manera de vivir.

La hay, lo sé porque la he visto.

Cambia el foco de tu atención.

Busca y encontrarás.

Ilusión y desilusión, una pequeña reflexión

Fuente imagen: llvllurciana.blogspot.com

El camino más rápido para desilusionarse es ilusionarse.

Todos generamos expectativas, proyectamos sobre las personas, acontecimientos o cosas, cómo nos gustaría que realmente fuesen.

Creamos, y gastamos una gran cantidad de energía, ilusiones sin parar. Una ilusión no es más, (según la RAE en su primera acepción)  que  un concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugeridos por la imaginación o causados por engaño de los sentidos.

En un ejemplo práctico: creo que una determinada película va a ser muy buena y pasaré un rato agradable viéndola (aquí está el proceso de proyección de mis deseos sobre la realidad, ilusión) pero tras verla, la sensación que tengo es de pérdida de tiempo ya que no me gustó (desilusión).

Por otra parte, si no dejas que las cosas sean como son, jamás las conocerás realmente; pues no te moverás dentro de la realidad, sino dentro de tus propias fantasías. Te aseguro que el mundo que nos rodea es mágico y terrible a la vez, pero has de conocerlo, has de dejar que sea como es, sin añadirle ni quitarle nada por tu parte.

Hay personas que han decidido, frente a la dureza o monotonía de su vida, vivir en una pura fantasía; esto les hace sufrir en muchos aspectos, pues viven en una realidad distorsionada, donde lo que ocurre les coge desprevenidos, y no tienen capacidad de aceptación ni de compresión.

Llevado a su grado máximo, este proceso de proyección, de expectativas constantes, de gustos frustrados y deseos insatisfechos, de mundos alternativos y realidades mentales paralelas;  te conduce por la senda de la demencia; de la locura. (Preguntad cuántos Napoleones y Cleopatras viven en los hospitales psiquiátricos).

Como dice un buen amigo: el esfuerzo inútil solo produce melancolía.

La desilusión te devuelve a la realidad como un mazazo en las tripas, deberíamos estarles agradecidos.