Eres

Estás en el mundo sin ser cosa alguna,

estás en el tiempo, sin nacer ni envejecer;

estás en mí, sin ser yo.

Eres fuente vida, porque vives.

Eres  uno, circulo,  perfecto.

Eres bien, bondad, verdad.

En el ahora (hoy)

El “Appennine Colossus” de Giambologna. Fuente: wikipedia. 

 

Muchos Hombres escuchó a Dios, pero con su propia oreja y con su propia voz.

Ya no era Uno. Pero Dios seguía siendo, y estaba allí.

Entonces Muchos Hombres habló sobre Dios a muchos hombres, con su voz Le llamó de Muchos Modos, pues ya no eran Uno. Y Dios tuvo muchos nombres.

Aun así, Dios siguió revelándose a muchos hombres, como en un espejo, como en una realidad difuminada y diluida, en el juego de ocultamiento, al estar Tierra en medio de ambos.

Y en el ahora, en el hoy, que es el tiempo que conoce el hombre, todavía, seguimos llamándole de muchos modos, tiene muchos nombres.

Dios sigue siendo y está aquí. Pero no somos Uno, y juega al escondite.

El yo que hay en ti.

fuente imagen:  www.adultosupertado.org

 

-Explícamelo -en los ojos azules de la muchacha había un ruego.

-No puedo, apenas lo comprendo, poco sé.

-Explícamelo, explícamelo, por favor- el azul se había vuelto intenso, vibrante; un gesto de concentración, una leve cerrazón en los párpados como la del águila antes de capturar a su presa.

-Cuanto más yo hay en ti, menos de Dios.

-¿ ? – El azul abierto de sus ojos, ojos de sorpresa, como un mar plano.

-Cuanto más busques ser, menos serás. Cuanto menos eres, más eres.

¿ ? – las tonalidades verdes se empezaban a mezclar con el azul.

-Si el vaso está demasiado lleno, no le cabe más agua. Si está vacío puedes llenarlo de lo que quieras. El vaso adquiere el color del líquido que con-tiene.

-¿ ?- una confusión creciente se mostraba a modo de pequeño bizqueo.

-Es como el hilo que une las cuentas de tu rosario-.

-¿ ?- el bizqueo fue en aumento.

-El yo es como una casa vacía. Una vasija.

-¿ ?- el verde predominaba sobre el azul, como en esos deltas revueltos.

-Es como un selfie perpetuo, se retrata en todo momento, lo cuelga rápido  y lo revisa a cada instante, diciendo: este soy yo.

-¿ ?- la boca se abrió a la muchacha, creando un cero cerrado.

-Es solo una palabra, un pro-nombre, al que le imputas todas tus experiencias, internas y externas. A partir de ahí creas/crees su existencia.Dicen que el primero en pronunciarlo fue el Adversario.

-¿ ?- boca abierta, ojos bizcos, mirada perdida, respiración parada.

-Si tu yo es demasiado grande, no caben los otros, que, al fin y al cabo, son en cierto modo y medida, el Otro.

-No entiendo nada-.

-Yo tampoco, ya te lo avisé-.

Tal cual eres

Pintura rupestre. Fuente foto: nationalgeographic.es

Ten cuidado con las comparaciones, hermano.

Son el principio de todas las soberbias.

Pequeño estás al lado de un elefante, gigante sobre una hormiga.

Listo junto al necio, necio junto al sabio.

Hábil junto al torpe, torpe junto al más hábil.

Rico con el pobre, pobre entre los ricos.

Solo se  tal cual eres, y así está bien,  es suficiente.

Eres quien seas, y como seas.

No te crees personajes, no proyectes lo que deseas ser,

abandona tus sueños de grandeza y tu vana gloria;

muéstrate tal cual, en cierto sentido, precioso y perfecto.

Sobre los cristianos

Pintura románica. Fuente imagen: maestradesociales.wikispaces.com

Pensamos que los cristianos son los seguidores de Jesucristo, esto es cierto, pero solo es un aspecto de la verdad.

Yahvéh en el Antiguo Testamento dice: “Yo soy El que Soy” (Éxodo 3,14). Se define por afirmación. Pero si Él es, nosotros no somos, es decir, nos definimos por negación; o bien, somos solo en parte.  La realidad última de nuestro ser  es creada y  sustentada por Dios.

Pero cuanto más crezca dentro de cada persona, de cada corazón, de cada alma menos quedará de esa persona como tal. Pasará a nacer de nuevo, a fuego y agua;  a espíritu, muerte y amor, un hombre nuevo, un hombre desconocido para el mundo: un nuevo Cristo.

Hacerse presente a través de cada ser individual, e integrar El Cuerpo Místico de Cristo.  “Yo soy la vid, vosotros los sarmientos. El que permanece unido a mí y yo en él, da mucho fruto; porque sin mí no podéis hacer nada” (Lucas 15, 1-8).

Somos  vasija vacía: o está mi ego o está Él.

Si estoy yo, Él no está; si Él está, no estoy yo.

Pero Él es yo y yo soy Él.

Muy muy extraño.

Simple y complejo al tiempo.

Indescifrable, misterioso, mistérico.

Ubuntu

Fuente imagen: serendipia.gathacol.net

Yo soy yo tú,

tú eres yo;

solo hay nosotros,

ni nosotros hay,

más allá en Él,

ni palabra que nombre,

la conexión,

tan fuerte  hermandad,

los lazos humanos,

que al ver tus ojos, en tus ojos,

ellos, en ellos, en Él,

todos y todas,

las miradas,  los pensamientos,  los sentimientos, las almas,

todo el espíritu contiene

continentes y contenidos.

El resto son nombres,

sombras de sombras,

que inventa el aburrimiento.

Soy porque somos (Ubuntu).

Umuntu, nigumuntu, nagamuntu: una persona es una persona a causa de los demás.(Dicho tradicional Zulú)